Leah a destiempo


Autor: Becky Albertalli
Editorial: Puck
Páginas: 320

Sinopsis: Cuando se trata de tocar la batería, Leah Burke suele tener buen ritmo, el tiempo es como su especialidad. Pero en su vida personal las cosas suelen ir a destiempo. 

Leah, una anomalía en su grupo de amigos, es la hija única de una joven madre soltera, y su vida es sin dudas la menos privilegiada. Le encanta dibujar, pero se siente demasiado cohibida para mostrar sus creaciones. Y a pesar de que su madre sabe que es bisexual, ella aún no ha podido reunir el coraje para contárselo a sus amigos, ni siquiera a Simon, su mejor amigo abiertamente gay. 

De modo que Leah, en realidad, no sabe qué hacer cuando su sólido grupo de amigos comienza a resquebrajarse de formas inesperadas. Con el baile de graduación y la universidad asomándose por el horizonte, la tensión crece cada vez más. Para ella es difícil dar con la nota correcta cuando la gente a la que quiere está sumida en conflictos, en especial, cuando se da cuenta de que tal vez quiera a una persona más de lo que alguna vez había pensado.

Mi opinión (Sin spoilers): Cuando inicié esta lectura estaba bastante perdida con los personajes, la verdad es que no recordaba mucho de "Yo soy Simon" y por eso me faltaba un poco de contexto para entender quién era quién en el inicio de la historia. Simón (el primer libro de esta serie) no fue una lectura extraordinaria, pero sin duda, si fue muy entretenida. Aunque lo que realmente me motivó a leer Leah a Destiempo fue el premio Gooodreads 2018 que ganó este título.

Siento que este libro, al igual que el anterior, es un libro de autodescubrimiento, la fórmula de ambos en esencia es la misma, el personaje tiene muchos conflictos con su identidad y con sus preferencias sexuales y durante toda la historia esta en el proceso de descubrir quién es realmente, que es lo que quiere, como debe conseguirlo y salir bien librado del proceso.

En este caso tenemos la misma fórmula pero ahora con un personaje femenino. Leah tiene una familia disfuncional, su padre la abandonó, su madre no le presta suficiente atención (porque tiene que trabajar mucho para cubrir los gastos sola) y además tiene un nuevo novio que a Leah no le gusta mucho. Todo muy típico. Leah es un personaje con bastante ansiedad, esta realmente confundida y se ahoga en un baso de agua. Una adolescente típica. En la historia Leah va al colegio, se enamora de una chica que cree que nunca le va a corresponder, toca la batería en una banda, se divierte con sus amigos, busca universidad porque está apunto de graduarse, no se atreve a decirle a sus amigos que es bisexual y finalmente todo se resuelve en el baile de graduación. Típica historia juvenil gringa.

Entonces por qué el libro no es un fracaso total a pesar de tener una fórmula tan trillada que hace la historia absolutamente predecible? Yo diría que por los personajes y el ritmo de la narrativa, la combinación de ambos hace que la lectura sea entretenida y amena, los personajes te sacan una que otra sonrisa (aunque a veces quieras golpear a Leah) y la emoción de un romance no correspondido te mantienen pegada a la lectura. El ritmo ayuda a que la lectura no se estanque y a que no tengas oportunidad de abandonar porque la historia fluye de principio a fin.



No hay comentarios:

Publicar un comentario